jueves, 13 de junio de 2013

Sor Empacho presidente

El apocalipsis, la destrucción y las ruinas han sido un escenario ideal para nuevas sectas religiosas que, provistas del siempre efectivo discurso de la fe, sobre todo ante los sobrevivientes ávidos de alguna esperanza, han decidido lanzar a sus propio santoral viviente para que dirija los destinos de estas arrasadas tierras. Aunque otros maltrechos candidatos surgen por el camino, ellos sólo juegan el rol de completar la partida y legitimar lo que el poder de la fe ha decidido desde el momento mismo en el que el mundo se acabó: que sea un santo(a) el próximo presidente. Es así como surge una nueva alternativa, una monja repleta de energía –que transmite muy bien a los más jóvenes, en especial estudiantes- y que a través de grandes vallas ha abanderado una campaña política que la posiciona dentro del santoral post-apocalíptico, su nombre es sor Empacho y su principal promesa de campaña es que todo volverá a ser como antes.