martes, 16 de julio de 2013

Tiro al zombie: licencia para matar

Los inminentes ataques zombies tienen a la población sobreviviente en constante zozobra, a tal punto que cualquier esfuerzo por erradicar a la plaga maldita parece pequeño y, por lo tanto, toda estrategia de combate es de buen recibo entre la mayoría de población, incluso si esto llegara a poner en riesgo la vida misma de los no infectados. Al final, la consigna oficial es: “Que los buenos y sanos seamos más”. Bajo este contexto, en un esfuerzo por erradicar la amenaza a toda costa, el ministro de la defensa humana, Juan Carlos Pelicuadrado, adelantó una iniciativa que permite a todos los ejércitos sobrevivientes dar de baja a cualquier sospechoso de infección zombie, sin consecuencias penales.
La medida, que se conoce como el fuero para-militares, garantizará que sólo gente de bien permanezca en la tierra y que los soldados desenfunden sus armas sin temor. Ante las críticas, el ministro sólo sugiere a los humanos evitar largas exposiciones a las pantallas para no enrojecer los ojos, así como ocultar cualquier eventual herida en la cara, pues de lo contrario las laceraciones faciales y los ojos rojos serán causal suficiente de sospecha de infección y, por lo tanto, cualquier hombre armado estará habilitado para asesinar, pues más vale prevenir que lamentar, afirma el ministro.